Asia, Oriente Medio, Qatar, Singapur

Viaje a Malasia y Singapur– Vuelo y Llegada a Singapur

38 horas después de salir por la puerta de nuestra casa, llegábamos a Singapur. Estábamos agotados del largo viaje, pero una vez llegas a una nueva ciudad, la curiosidad y la emoción por pisar nuevas tierras hacen que el agotamiento y el cansancio desaparezca como por arte de magia.

Todos los aviones habían salido con puntualidad y el vuelo con Qatar Airways fue excelente. Salimos a las 6,30 h de Bilbao y tuvimos tiempo más que suficiente para facturar y tomar algo en el aeropuerto de Munich. Puesto que a la ida teníamos una escala de 5 horas en el aeropuerto de Doha, habíamos pensado haber salido a conocer, ni que fuera a todo gas, esta ciudad. La verdad, es que me apetecía mucho.Pero el calor sofocante y abrasador al salir del avión hizo que la idea se nos antojara insoportable. Eran las 7 de la tarde y en el exterior había más de 40º. Así que entre el calor, el cansancio y un poco la pereza, decidimos quedarnos en el aeropuerto. Al fin y al cabo, tampoco disponíamos de mucho tiempo, como para ver algo con calma. Recientemente me he enterado de que a través de Qatar Airways pueden reservarse por 18€, unos tours por la ciudad con coche con aire acondicionado y chófer, donde poder ver todo lo más interesante de Doha en unas horas. Creo que puede ser una buena opción. Para la próxima hacemos stopover, per alojándonos en un hotel que tenga un buen aire acondicionado y salimos a ver la city en plena noche, cuando “sólo” haya 38º o así…

Sé de gente que ha salido este verano a ver la ciudad unas horas, sin tener que pagar ningún tipo de visado. En principio mi información era la de que un visado costaba 25 $. También me enteré al volver, que para los clientes en tránsito y enseñando la tarjeta de embarque tienes derecho a una comida gratis en el comedor del aeropuerto, aunque creo que es para los pasajeros que están más de 6 horas. En fin que pasamos las 5 horas en el aeropuerto, que, hasta altas horas, era un completo hervidero de gente de todos los colores y razas y que iban a múltiples destinos..a las 23h el aeropuerto seguía en ebullición

Aeropuerto Doha

El aeropuerto de Doha es pequeño, pero la espera no se nos hizo larga. Existen ordenadores públicos con acceso a internet gratuito, conexión wifi gratis,varias salas para fumadores(cosa que se agradece), algunas tiendas y cafeterías, (con comida “halal” y sin alcohol , por supuesto..), algunas salas , como la sala Oryx, que puede reservarse por un módico precio que incluye sofás, bebidas y snacks, varias salas de oración, una Silent Room para echar una cabezadita y muchas sillas donde sentarse para las largas esperas.La espera se nos pasa rápido y en un rato embarcamos en el siguiente trayecto, esperando nos estar demasiado agotados, para que el cansancio nos robe las primeras ansias de explorar la nueva ciudad.

A la hora prevista llegamos a Singapur. El vuelo ha sido agradable y más confortable y con mejores servicios, que el trayecto desde Europa a Doha. Lo peor de haber hecho este vuelo, en dos trayectos desde Europa y con escala a mitad de camino, es que no puedes dormir las horas suficientes, puesto que cuando estás en el más profundo sueño, ya te despiertan para desayunar.

El aeropuerto Internacional de Singapur es impresionante y ya es un reflejo de lo que vamos a encontrarnos en la ciudad. Desprende limpieza, brillo y pulcritud. Creo que tiene los baños públicos más limpios que he visto jamás.

Aeropuerto Singapur

Tras pasar el control , salimos a coger un taxi. La parada del tren, está justo a la salida del aeropuerto, pero puesto que estábamos cansados decidimos coger un taxi. Justo a la salida del aeropuerto hay un señor que va dirigiendo a los pasajeros que salen hacia los taxis libres, que en Singapur, son todos con taxímetro. Nos costó unos 10€ hasta el hotel.

Llegamos al hotel Albert Court, que es mucho mas agradable y bonito de lo que imaginaba y ante nuestra sorpresa nos dan una habitación “excecutive” en el patio. Parece ser que las Standard estaban todas ocupadas, y por supuesto, no rechistamos para nada. Una habitación grande y cómoda , con muchos detalles.

¿Te ha gustado el artículo?

Recibe los nuevos artículos directamente en tu correo y no te pierdas ninguna novedad

¡Bravo ya estás suscrito/a!