Asia, Camboya, Guías de viaje

Guía de Phnom Penh | Qué ver y visitar

La capital  de Camboya es una ciudad un tanto infravalorada en mi opinión. Muchos son los viajeros que la consideran una ciudad gris y caótica, y muy a menudo es tan sólo la puerta de entradas al país para acceder a otras zonas, puesto que los vuelos desde otras capitales asiáticas son mucho más baratos hasta Phnom Penh que hasta Siem Reap.

Pero a mi parecer, Phnom Penh es una ciudad agradable, con un encantador aire provincial, mucho menos caótica que otras capitales asiáticas y que aún conserva gran parte del aire colonial que tuvo en su día, siendo considerada antaño una de las ciudades coloniales más hermosas de la Indochina francesa. Y por tanto, creo que merece que se le dedique más tiempo que el que le dedican como ciudad de paso, muchos de los viajeros que llegan a Camboya.

Tiene muchos espacios abiertos y no hay grandes rascacielos ni moles de edificios. Hay muchos  lugares para pasear y en la zona del río,  numerosos lugares para tomar algo, comer, cenar.. A mi personalmente, me gustó esta ciudad en la confluencia de los ríos Mekong, Bassac y Tonlé Sap;  y los 3 días que pasamos, me cundieron mucho . Inlcuso no me hubiera importado alargar algún día más nuestra estancia.

Creo que dos días es el tiempo mínimo que hay que dedicarle a la ciudad para poder ver todo lo más interesante, aunque si podéis alargarlo a 3 días, os cundirá todo mucho más.Así que hoy os dejaré una pequeña guía de Phnom Penh con algunos datos útiles, y os hablaré sobre lo que creo que no os debéis perder de esta ciudad. (Todos los datos son de cuando fuimos nosotros, pueden haber cambiado)

CÓMO LLEGAR DESDE EL AEROPUERTO Y MOVERSE POR PHNOM PENH

Hay varias formas de llegar desde el aeropuerto de Phnom Penh al centro:

– En mototaxi, tiene un precio de unos 2$, aunque obviamente no es la forma más confortable si sóis más de uno y lleváis equipaje.

– Un tuk tuk hasta el centro cuesta 7$ y un taxi tan sólo un poco más, 9$ . Son precios fijos que van con bonos, con lo que en principio no es necesario regatear, aunque sí  es inevitable el pequeño agobio de tuk tukeros y taxistas sólo salir del aeropuerto.Para traslados por el centro, utilizamos siempre que fue necesario el tuk tuk. En función de las distancias nos costó entre 1$ y 2 $. Nunca más. También es muy fácil coger moto-taxis.Tuvimos unas cuantas anécdotas con los tuk tukeros. Divertidas y no tanto, pero siempre con final feliz!

QUÉ VER Y VISITAR EN PHNOM PENH

– El Palacio Real y la Pagoda de Plata están justo en el centro de la ciudad , muy cerca del paseo fluvial y pueden visitarse perfectamente a pie.

Si habéis visto el Palacio Real de Bangkok, sin duda, éste no os impresionará de la misma manera. Realmente parece una copia a  pequeña escala del de la capital tailandesa, pero muchísimo menos atestado de turistas y mucho más tranquilo.Muchos de los edificios y dependencias del complejo están cerrados debido a que es la residencia oficial del rey (aunque parece que nunca está por allí), pero sin duda el edificio estrella del recinto (y uno de los pocos templos de Camboya que quedaron intactos tras el paso de los jemeres rojos)  es la Pagoda de Plata, cuyo nombre proviene de las más de cinco mll baldosas (5329 concretamente) de plata que cubren el suelo. Dentro de este edificio se encuentra el Buda Esmeralda, hecho de cristal, y diferentes estatuas de buda hechas con oro y piedras preciosas.

Merece la pena darse un paseo con calma por todo el conjunto y sus diferentes recintos y jardines

Es importante saber que el Palacio Real está cerrado de 11h a 14h. (En este caso no es trola, como sucede en Bangkok. Es totalmente cierto.)

Precio: 6,25 $ por pax con acceso a todos los recintos.

El Museo Nacional queda al Norte del Palacio Real, muy cerca de éste. Alberga la mayor y mejor colección del mundo de artículos y esculturas khmer. Nosotros no fuimos, así que no os puedo decir si me gustó o no, ni daros muchos más datos.

El templo Wat Phnom

En lo alto de la única colina de la capital camboyana de tan sólo de 27 m. de altitud,  encontramos este templo que personalmente no me pareció nada del otro mundo. (Apenas había un par de turistas, eso sí.) Aunque el paseo hasta allí y el ambientillo que había en los alrededores me gustó bastante. Es una zona rodeada de parques y siempre hay gente haciendo pic-nics. Cuando estuvimos nosotros coincidimos con varias familias y un vistoso pic-nic de monjes almorzando

Aquí conocimos a un policía que al oirnos hablar en español vino corriendo a saludarnos y con el que estuvimos conversando un buen rato. Había vivido en Cuba en la época de los jemeres rojos y hablaba perfecto español. Resultaba muy surrealista oir hablar a un camboyano con un fuerte acento cubano.La escalera principal de la entrada está custodiada por una balaustrada de nagas, la serpiente sagrada protrectora de Buda, que ya mencioné en su momento, cuando hablé de las aldeas flotantes de Camboya.

La construcción de este templo, llamado también el “Templo de la colina” está íntimamente ligada al origen de Phnom Penh como ciudad. Cuenta la leyenda que en 1372, una mujer llamada Penh, cuando se disponía a recoger agua del río Mekong, rescató un árbol koki flotando en el río.Dentro del tronco encontró cuatro estatuas de Buda. Para conmemorar su hallazgo hizo acumular tierra al noreste de su casa y construir una colina y utilizar los troncos del árbol para levantar  un templo donde despositaría las estatuas de Buda. Y llamó al templo Wat Phnom Daun(abuela) Penh, que derivó al Wat Phnom actual. Phnom significa “colina” en khmer, con lo que la “Colina de Penh” (Phnom Penh) había nacido.

Otro dato significativo es que  dentro de la stupa están las cenizas del Rey Ponhea quien trasladó la antigua capital de Angkor a la actual.

Merece la pena darse una vuelta por todas las calles que hay en los alrededores.

Precio: 1 $ por pax

– Campos de exterminio de Choueng Ek (Killing FIelds) y Prisión Tuol Sleng (S-21) Aunque son dos lugares independientes creo que deben verse conjuntamente. El orden da un poco lo mismo, pero pienso que merece la pena visitar primero los campos de exterminio por dos razones. Primero porque como queda a las afueras ( a unos 15 km. de la ciudad) y hay que ir con algún tipo de transporte, opino que es mejor hacerlo lo primero y luego ya estás en el centro. Y en segundo lugar, porque la Prisión S-21 es tan dura, que los campos de exterminio te “preparan” para lo que viene después.Ambos lugares representan algo terriblemente atroz.

Durante la época de los jemeres rojos, casi 20.000 personas (hombres, mujeres, niños y bebés) fueron torturados en la prisión S-21 y luego transportados a los campos de exterminio de Choueng Ek, donde eran apaleados y golpeados hasta la muerte (no era cuestión de “malgastar” balas). Sólo 3 personas salieron con vida de la cárcel S-21. Dos ya murieron y al único superviviente en la actualidad, tuvimos el honor de conocerle en persona y charlar con él, en la Prisión Tuol Sleng.

Hay varios campos de exterminio en todo el país, pero los Killing Fields de Choeung Ek son quizás los más conocidos. En la actualidad una stupa ha sido construida para dar cabida y reposo a unos 5.000 cráneos y restos de algunas de las víctimas. Los restos de unas 9.000 personas fueron exhumados  en este campo. En el lugar todavía existen intactas algunas fosas comunes y lugares donde están enterrados restos de cuerpos

La Prisión Tuol Sleng es uno de los lugares más duros donde he estado, y comparable a algunos de los campos de concentración nazis. O al menos yo sentí algo muy parecido en ambos lugares. Lugares donde sientes vergüenza de pertenecer a la raza humana.

Un antiguo instituto fue tomado por las fuerzas de seguridad de Pol Pot y convertido en la prisión de Seguridad 21 , de ahi el nombre de S-21. Fue el mayor centro de tortura y detención de país. Creedme que mientras escribo esto tengo un tremendo nudo en mi garganta, y me está costando esfuerzo no derramar lágrimas acordándome.  No voy a entrar en  detalles escabrosos. Sólo deciros que barbaries que no somos capaces siquiera de imaginar tuvieron lugar en aquel centro. Un lugar que deja el alma congelada, cuando llevas allí tan sólo unos minutos.

Son dos visitas muy duras, pero pienso que de obligada parada. Para que el olvido no se lleve el recuerdo de los dos millones de camboyanos asesinados en el brutal genocidio, el lado más oscuro de la raza humana. Para que como viajeros, podamos comprender mejor la esencia e  historia del pueblo camboyano, su gran espíritu de superación. Creo que jamás olvidaré esa visita.

Precio:

Killing Fields : 6$ por pax  (Actualizado en Agosto 2013 gracias a la aportación de un lector)

Museo-Prisión Tuol Sleng: 2$ por pax

Para ir,  tomamos un tuk tuk, durante gran parte del día que nos costó 20 $.Ir hasta la estación de bus a recoger billetes para el siguiente viaje- Killing Fields- Prisión S-21 y mercado Ruso, con esperas incluídas. (el precio incluía espera en mercado Ruso y vuelta al hotel, pero decidimos quedarnos en la zona del mercado y volver al hotel por nuestra cuenta).

– Río Mekong 

Es posible hacer una excursión tipo mini-crucero por el río Mekong al atardecer. Es algo que me hubiera gustado hacer, pero no nos dió tiempo. Lo guardamos para la próxima ocasión. Que la habrá.

MERCADOS EN PHNOM PENH

– Mercado ruso

El mercado Psar Tuol Tom Pong, llamado por los extranjeros “mercado ruso” , fue construído a principios de los ’80 en la época comunista, y debe su nombre al hecho de que en aquella época eran numerosos los rusos que vivían en Phnom Penh. Con lo que gran parte de productos excedentes de la Guerra Fría soviética eran almacenados y vendidos en este mercado. En la actualidad esto ha cambiado y en él podemos encontrar mayoritariamente souvenirs , artesanía y ropa. Personalmente no me gustó demasiado y me pareció bastante turístico.Por los alrdedores hay pequeños barecitos y restaurantes muy acogedores.

-Mercado central

El Psar Thmei es un edificio construído  en estilo art decó y a mi parecer con dudoso gusto . El mercado tiene cuatro alas, repletas de ropa, telas, pañuelos.. Y en el centro hay numerosos puestos de joyas, oro y gemas. Pero para mi gusto personal, la mejor parte del mismo, es la dedicada a la sección de alimentación. Con puestos con todo tipo de comidas desde verduras hasta insectos, repartidos aquí y allá. También hay abundantes puestos donde poder comer

DÓNDE TOMAR ALGO-COMER-CENAR EN PHNOM PENH

Hay otros sitios donde comer o tomar algo, evidentemente, (incluso estuvimos en un bar de viejas glorias rockeras camboyanas, con una excelente colección de vinilos de rock’n’roll ) pero las dos zonas que reúnen más establecimientos son:

– La zona del Paseo Fluvial en Sisowath Quay  está repleta de bares y restaurantes donde tomar una cervecita o zumos frescos, donde desayunar, comer y sobretodo cenar. Al caer la tarde se convierte en un bullicio de gente y punto de reunión de todos los extranjeros y hay un buen ambientillo. Lamentablemente también hay  decenas de niños explotados con la venta callejera.

Hay muchos lugares con encanto, pero un lugar que me hacía especial ilusión visitar era el Foreign Correspondents’ Club (FCC) Un lugar histórico, sito en un edificio colonial, donde se reunían antaño los corresponsales de guerra. Acababa de leerme un libro que se había desarrollado en parte en este escenario.Con lo que al sentarme a tomarme una ceveza en su terraza, me trasladé ipso facto a la historia en la que unos días antes me había sumergido.

– Calle (St.) 240

Cerca del hotel de Phnom Penh donde nos alojamos, hay una calle llamada St. 240 con varios barecitos y pequeños restaurantes con mucho encanto, donde comimos de maravilla. Una zona mucho más tranquilita y relajada que la del Riverside.

Por las tardes casi todos los bares y restaurantes de la ciudad ofrecen Happy Hour, con precios rebajadísimos o 2×1 de cerveza. Un momento ideal para hacer una pausa después de un caluroso día visitando la ciudad, tomando una Angkor fresquita.

También os recomiendo que toméis o comáis algo en alguno de los establecimientos gestionados por organizaciones de ayuda. Los beneficios van a parar para financiar causas sociales, y casi siempre ayudan a la inserción social y laboral de jóvenes que son contratados como empleados.

Aparte de estas visitas imprescindibles en mi opinión, hay otros tantos mercados no turísticos repartidos por la ciudad, al igual que lugares con mucho encanto y pequeños templos, que os recomiendo que descubráis vosotros mismos, perdiéndoos sin rumbo, callejeando  por la ciudad.Para mi, la mejor manera de descubrir un lugar.

También es posible ir a vistar alguna ONG o hacer alguna excursión a  lugares cercanos, en el mismo día.

Sea como fuere, os invito a que descubráis esta ciudad sin el cliché de ciudad gris y saliendo un poco de las rutas más habituales. Sin duda, os quedará tan buen sabor de boca como a mi.

 

Postamigo

Una jornada en la capital de Camboya de Jamakuko Viajero