Asia, Bangkok, Hong Kong, Myanmar, Tailandia

En el camino de una nueva aventura: Nos vamos a Myanmar

A unas horas de partir, la emoción me invade. Las mariposas empiezan a revolotear en mi interior. La mochila clama mi atención. ¡Salimos de nuevo de viaje!

Mañana a estas horas estaré volando a Asia. Mi querida Asia. ¡Cuanto la añoraba ya!

MYANMAR, EL PAÍS DE LAS PAGODAS

Aunque otros destinos estuvieron rondando por mi mente, Myanmar era un destino que ya barajaba el año pasado, cuando finalmente nos decidimos por Laos.

Los cambios radicales ,de forma sumamente rápida, que está sufriendo el país en cuanto a apertura al mundo y a afluencia de turistas, hicieron que este destino fuera objetivo de mis planes viajeros. Creo que es un país al que hay que ir ya. Antes de que pierda la esencia que hace de éste, un país de gentes entrañables y antes de que se convierta en un lugar con un flujo masivo de turistas. Pero no fue hasta que leí algo en un par de blogs que no me convencí que sí, que debía ir cuanto antes.

“…cualquier hijo de vecino (y vecina) bromea con el de al lado y sobre todo… se arranca a cantar en cuanto tienen un momento. Da igual donde estén, quien haya delante o qué estén haciendo…”(Texto visto en en el blog de Algo para Recordar.)

¡Bravo! Yo también me paso el día cantando. Y de todo hago una canción.  Me encantaba la idea de tirarme todo el viaje cantando con los myanmareños.Ya estaba casi convencida del todo.

“Los habitantes de Myanmar no soportan comer de pie”(Lo siento, pero no recuerdo donde lo leí)

¡Bravo otra vez! Yo tampoco. Detesto comer de pie. Ya estaba convencida absolutamente.

Y así fue señores y señoras, como con estas dos simples frases me convencí que el momento de visitar el país de las pagodas había llegado. Soy una mujer fácil, lo sé.

La falta de tiempo (este año ha sido tremendo en el trabajo), no me han permitido buscar nada de información, ni organizar mínimamente algo del viaje, excepto lo que ya sé sobre su situación política y social. Tampoco me importa. No sé que esperar del país. Sólo sé que está cambiando. Y que no conozco a nadie que no haya vuelto encantado.

niños-brimania

Niños de Myanmar-  Crédito: Dietmar Temps via photopin cc

Tampoco sé la ruta que seguiremos, sólo sé que entramos por Yangon y salimos por Mandalay. Los vuelos de entrada y salida del país, los cogí hace tan sólo unos días. El camino nos llevará a donde tenga que ser. Me encanta la sensación de no tener ni idea de cual es el mejor mercado, el mejor templo, el mejor restaurante, la mejor ruta… Todo será sorpresa para mi.

 

HONG KONG, TRADICIÓN Y MODERNIDAD

Pero antes de llegar a Myanmar, nuestro primer destino será Hong Kong. Aunque no suele ser habitual que éste sea el punto de origen para ir a Myanmar, Hong Kong estaba en mi punto de mira desde muchos años. Deseaba ir hace tanto, que creo que va a ser la guinda que corone este viaje. Al igual que con el otro trayecto, no tengo ni idea de donde ir, que ver , ni como organizar los días que estaremos aquí. Así que de nuevo, la propia ciudad nos guiará los pasos de este lugar  repleto de modernidad, pero también de tradición. Una ciudad de contrastes.

Hong-Kong

Crédito: Steve Webel via photopin cc

¿FALTAN PLAYAS NO?

Pues sí, querid@ amig@, ya sabes si me lees, que mis viajes a Asia no están completos si no me pierdo unos días en alguna islita. Así que la decisión fue fácil. Desde Myanmar volaremos a Tailandia (una vez más) , donde pasaremos unos días de relax en la isla de Koh Samet. La cercanía a Bangkok por tierra y que es una isla seca (sin lluvias) casi todo el año, fueron factores cruciales para decidirnos por esta isla. No queríamos repetir otras islas tailandesas que ya conocemos, y aunque hay otras que me tientan mucho, viajar en esta época del año limita mucho, por el tema de las lluvias. Así que no fue difícil decantarnos por esta isla.

koh-samet

Playa de Koh Samet- Crédito: Scalino via photopin cc

Unos días en mi querida Bangkok antes de volar a casa, darán punto y final a nuestro nuevo periplo por Asia. Estoy deseando volver a experimentar esa sensación que siento cuando llego a Bangkok: “ya estoy de nuevo en casa”.

Podrás seguir mis pasos a través de las redes sociales: Facebook, Twitter e Instragram

Myanmar parece que va abriéndose al acceso a internet y los espacios wifi son más fáciles de encontrar en la actualidad, así que espero poder compartir nuestras aventuras también desde allí.

Que pases un verano estupendo y ¡¡ feliz viaje si tú también sales a descubrir mundo!!

¿Te ha gustado el artículo?

Recibe los nuevos artículos directamente en tu correo y no te pierdas ninguna novedad

¡Bravo ya estás suscrito/a!