Asia, Singapur

Recorriendo Singapur

Después de un estupendo desayuno, salimos a seguir explorando la ciudad tras haber hecho un primer recorrido por Singapur el día anterior. Nuestros primeros pasos nos llevan de nuevo a Little India, para disfrutarla de día, en esta ocasión.

Singapur

Si el ambiente de noche era espectacular, de día es como un hervidero de gente que nos transporta de nuevo, como si hubiéramos abandonado la ciudad. Hay muchos puestos de ropa, que me resultan un poco decepcionantes, puesto que no hay mucha variedad ni calidad y ciertamente me esperaba otra cosa.

De repente, nos topamos con el espectacular Templo hindú de Sri Veeramakaliamman. El ambiente es totalmente festivo, y de repente nos rodeamos de puestos de collares de jazmín , que se mezclan con el olor a incienso, y a curry y tandoori, de los restaurantes cercanos. Decenas de mujeres engalanan sus cabellos con jazmines para entrar al templo. Al entrar, me encuentro con tal festín, que no soy capaz de salir hasta pasado un buen rato.

Singapur

Singapur

Después de dar una vuelta por la zona y visitar también el Mustafa Centre, seguimos nuestro recorrido hasta Kampong Glam, la zona musulmana de la ciudad. Recorremos Arab St., llena de tiendas con telas de todos los colores y tejidos, y todas las calles cercanas, hasta llegar a la mezquita del Sultán. Voy con toda la intención de entrar  en la mezquita, pero parece que justo están en la hora del rezo, y no se ven ni mujeres, ni occidentales dentro, con lo que decidimos dejarlo correr. La mezquita es bella, así como todas las impolutas calles de los alrededores.

Singapur
Singapur

Después de tomar un delicioso té y charlar con un señor con el que compartimos mesa y que nos dió un montón de información sobre la ciudad, decidimos irnos hasta la zona de Bugis. Dimos una vuelta por Bugis Junction y Bugis Village, lleno de gente, de tiendas  y de puestos de ropa y complementos y donde me tomé un delicioso zumo de césped fresco!!! (había zumos de todos los colores y sabores) .

Tras una comida tardía en un vegetariano baratísimo de la zona, donde me tomé el mejor tofu y seitán que he probado nunca, nos fuimos dando un paseo hasta Orchard Road, para ver un poco la zona más comercial de Singapur y sus espectaculares centros comerciales. El día y las horas habían pasado rápido, llevábamos todo el día andando , tampoco íbamos a comprar nada y queríamos hacer más cosas, así que después de dar una vuelta por una de esas impresionantes mecas consumistas, decidimos volver al hotel, para descansar un rato y pegarnos una duchita.

Singapur

Refrescados, tras la pausa en el hotel, nuestro próximo destino era el Hotel Raffles, donde queríamos darnos el pequeño lujo de tomar un Singapore Sling en el mítico Long Bar.Mientras nos dirigíamos paseando al hotel, coincidimos con otro ritual hindú en un templo cercano al hotel.Nos paramos a disfrutar del espectáculo, mientras el sol se iba poniendo..

El Hotel Raffles es espectacular y uno debe sentirse de la alta aristocracia del principio del siglo XX, alojándose allí … yo realmente me trasladé a la época colonial, con mi cockatil en las manos. Como curiosidad decir que algo que caracteriza este bar, es que pueden tirarse al suelo, sin pudor, la cáscaras de los cacahuetes que te dan para picar. Algo impensable en una ciudad tan pulcra y prohibitiva, como Singapur. Andar por allí era sentir crujidos en el suelo continuamente.

Raffles Singapur

Singapore Sling

Después de estar un ratillo , y pagar el correspondiente sablazo que ya tenáimos claro antes de sentarnos, nos dirigimos al Suntec City , donde fuimos a la búsqueda de la Fuente de la Salud, la fuente más grande del mundo y el centro del mayor monumento feng-shui de la ciudad, el Suntec City. Un enorme centro comercial y de negocios, diseñado como una ciudad dentro de otra, fusionando los conceptos más vanguardistas con elementos de la geomancia.La fuente tiene cuatro patas que simbolizan las cuatro razas y religiones de Singapur y el anillo está basado en un mandala hindú que representa paz y unidad. Para captar esa buena fortuna, debe darse la vuelta a la fuente tres veces, tocando el agua cada vuelta.Durante la noche , la fuente cobra vida con espectáculos multimedia de luz y sonidos a las 20.00h, 20.30h y 21.00h . Los fines de semana los visitantes pueden hacer una dedicatoria personal con un laser.Puesto que era viernes, nuestra intención era ver uno de estos espectáculos.

El trayecto desde el Hotel raffles hasta el centro comercial nos deslumbró con todos los rascacielos iluminados al fondo. El Suntec City realmente es una ciudad, y toda la zona está llena de tiendas, grandes almacenes, bares, pubs, clubs, restaurantes …y locales donde parecía que se juntaban la gente más “in” de Singapur y los occidentales que viven en la ciudad… Total que nos perdimos unas cuantas veces, y tardamos un montón de tiempo en encontrar la dichosa fuente. Y justo cuando la encontramos la apagaron en ese mismo instante. Fue frustrante, pero yo no había ido para nada, así que dimos una vuelta a la fuente , que para eso habíamos ido.. aun a riesgo de parecer 2 tontos dando vueltas…

Puesto que ese viernes se iniciaban las celebraciones por la Fiesta Nacional de Singapur, nos dirigimos al Esplanade, que quedaba muy cerca. El Esplanade-Theatres On the Bay es un centro espectacular, justo en la desembocudara del río , que da cabida al arte, pintura , música, teatro, danza, performances y restaurantes… Ya podría haber por aquí, algo parecido. Había una vistas alucinantes de los rascacielos iluminados,reflejándose sobre el agua.

Singapur
Singapur

Esa noche había conciertos gratis, así que decidimos pasar nuestra última noche en la ciudad allí. Cenamos unos deliciosos platos locales a base de pescado y marsico, en el Esplanade Hawker Centre (que delicia esto de los Hawker food centres…)y estuvimos un buen rato disfrutando de los conciertos y del ambientillo que había.

Aun a mi pesar, nos marchamos de vuelta al hotel dando un paseo, ya que al día siguiente había que madrugar. El día había sido de lo más completo.