Asia, Singapur

Singapur- Chinatown y Little India

Después de dejar las maletas y pegarnos una duchita, salimos pitando del hotel, ávidos por recorrer sus calles y conocer lo máximo que nos diera Singapur, en esos dos breves días de estancia en la ciudad.

Nuestro avión llegó a Singapur a las 14h, con lo que entre una cosa y otra ya era por la tarde cuando salimos.

Salimos andando con destino a Chinatown, atravesando para ello varias zonas con algunos mercados y centros comerciales, toda la zona colonial , el río, los Quays …. La ciudad es muy agradable y da una sensación como relajante y de equilibrio. Limpia y con ceniceros en todas las esquinas y un tráfico relajado. A diferencia de otras ciudades del Sudeste Asiático que conozco, los semáforos para peatones funcionan!!!

Singapur

Los rascacielos se mezclan con templos de todas las religiones, casas coloniales, centros comerciales y pequeños mercadillos. Algo que me llamó muchísimo la atención es el gran número de museos de arte que hay repartidos por toda la ciudad. Algunos en espectaculares edificios, otros en casas coloniales, otros en pequeñas iglesias… Nos pilla la lluvia varias veces, aunque cuatro gotas que apenas molestan, y no hace mucho calor, la temperatura es bastante agradable.

Finalmente llegamos a Chinatown y damos un paseo muy agradable por las coloridas calles de Mosque St, Pagoda St. , Smith St….Hay muchas tienditas, centros de masaje con señoras que reclaman tu atención y unas preciosas casas de todos los colores.

Singapur

Singapur

Puesto que empieza a llover de nuevo, y esta vez con más fuerza , lo que no nos permite disfrutar demasiado del paseo, decidimos resguardarnos de la lluvia en la terraza cubierta de un bar , donde tomamos las primeras Tiger del viaje. ( 3SGD cada cerveza de medio litro) .El rato allí se hace de lo más ameno al conocer a un grupo de marinos australianos y chinos , con pintas de curtidos lobos de mar,(algunos más bien parecían piratas..) con los que echamos unas cuantas risas y pasamos un rato de lo mas divertido.

El hambre empieza a apretar , así que seguimos dando un paseo por todas las callejas repletas de puestillos y atravesando China Town Food Street, nombre dado a Smith St. , por el gran número de puestos de comida. La zona es realmente bella con todas las luces, lamparillas y edificios de tantos de colores. Nos da pena no poder volver para disfrutar de esta zona de día, pero no hay tiempo suficiente. Finalmente llegamos hasta el lugar donde queríamos cenar, el Hawker Food Centre de Maxwell Road, justo enfrente del impresionante Budda Tooth Relic Temple, que está impresionante todo iluminado . Después de dar unas cuantas vueltas para decidirnos en que puesto comer e intentar encontrar una mesa, cenamos unos deliciosos platos por 9 SGD los dos y con cerveza incluida.

Singapur

Como ya es un poco tarde, uno de los sitios donde poder disfrutar del ambiente nocturno es Little India, y puesto que nos queda al lado del hotel, allí nos dirigimos. Cogemos un taxi por 12 SGD(un poco caro, pero era tarifa nocturna..) que nos llevó hasta el mercado de este colorido barrio. Algo que me encantó de los taxistas de Singapur, es que todos nos daban largas explicaciones de qué poder visitar en esa ciudad, de qué valía la pena y qué no y cuando era mejor ir. Y para nada ofreciéndote sus servicios. En general la gente de este pequeño país, me pareció encantadora.

Little India nos trasladó , en un segundo, a otro lugar. Un ambiente genial y festivo, que olía a curry, incienso y collares de jazmin y donde todas las tiendas y mercados repletos de hortalizas, verduras y frutas, estaban en plena ebullición, como si fuesen las 12h del mediodía .

Singapur

Singapur

Curiosamente, la gran mayoría de lo que había por las calles eran hombres, muchos de ellos reunidos en sillas en la calle, alrededor de una pantalla donde se proyectaba el ultimo hit de Bollywood. Fue una de las zonas que más me gustó de la ciudad.Estamos ya agotados, después del largo viaje y nuestro paseíto por la ciudad, así que poco a poco nos vamos dirigiendo a nuestro hotel.

Las primeras impresiones de Singapur habían sido geniales.