Asia, Camboya

Aldeas flotantes de Camboya

Camboya, al igual que muchos de los países vecinos, vive también vinculada al agua. El gran Mekong se confunde y entremezcla en Phnom Pehn con su hermano, el río Tonlé Sap, reino de la mítica Naga, la serpiente de siete cabezas protectora de Buda.  El río a su vez se une por un canal de 10 km. de largo en la parte centro del país, al lago del mismo nombre , formando un ecosistema único.El Lago Tonlé Sap (lago de agua fresca en jemer) es el mayor lago de agua dulce del sudeste asiático y una de las mayores y más productivas reservas de pescados de agua dulce del mundo. Constituye una zona de tal importancia ecológica que fue nombrada reserva de la biosfera de la UNESCO en 1997.

Tonle Sap Map

Este fenómeno facilita que los sedimentos aporten nutrientes y cientos de peces desoven en sus aguas en época de lluvias; y que al final de la estación de lluvias, cuando el curso del río vuelve a invertirse, los peces sean arrastrados corriente abajo. Esto supone el  sustento de más de 3 millones de personas con el 75% de las capturas de pescados de  agua dulce de Camboya y representa el 60% de la ingesta proteínica de su población.

El lago proporciona además protección a las inundaciones, puesto que fluctúa en volumen según las lluvias.

Como no podía ser de otra forma, la vil actuación de los humanos sedientos de dinero y poder, está haciendo que con la deforestación que aumenta dia a día , la tierra se erosione, convirtiendo al lago en vulnerable a las inundaciones y llevando a la reduccción de su capacidad de almacenamiento en época seca, con una escasez de agua más extrema de lo que debiera.

El Tonlé Sap es uno de los principales puntos para el transporte de mercancías y personas de Camboya , siendo totalmente navegable en época de lluvias entre Siem Reap y Phnom Penh . (Parece ser que época seca no es muy recomendable navegarlo, porque debido al poco caudal de agua, causa muchos retrasos)

Un ecosistema tan rico, ha hecho posible que desde tiempos remotos muchos pescadores hayan hecho del Tonlé Sap su hogar, habitando en pintorescos pueblos y aldeas flotantes que viven a merced de las fluctuaciones del agua, y reubicando sus casas (minúsculas barcazas y plataformas flotantes o elevadas sobre pilotes) en función de las idas y venidas del gran Mekong.

El hecho de que en estas aldeas flotantes no se paguen impuestos ni alquileres, y por tanto sea muy barato vivir en ellas, provoca que la mayoría de habitantes de estas aldeas sean gente muy pobre y con muy pocos recursos, que viven al margen de la vida y la administración camboyana. Aunque conviven en armonía pobladores jemeres y musulmanes cham, la mayoria de sus habitantes son de origen vietnamita, que emigraron a estas “ciudades” sobre el agua, tras las persecuciones de los Jemeres Rojos.La gran mayoría de ellos apenas pisa o ha pisado tierra firme en su vida.

Un recorrido a través de una de estas aldeas flotantes es algo que no debería faltar en un viaje a Camboya y fue uno de los momentos más esperados de nuestra visita a este maravilloso país. Trasladarse en el tiempo, recorriendo en una pequeña barcaza, en total paz y sosiego, estos lugares que son ciudades construidas sobre el agua.Con tiendas, escuelas, templos, bares, restaurantes, hospitales…..hasta gasolinera!

VISITAR ALDEAS FLOTANTES EN CAMBOYA

Son varias las aldeas flotantes que los turistas pueden visitar en Camboya. Éstas son las tres opciones más conocidas:

– Una de las más turísticas es la de Chong Kneas, posiblemente por su cercanía a Siem Reap.No tenía muy buenas referencias de ella, debido a que como he comentado, se ha convertido en un lugar bastante atestado de turistas , lo que ha producido que sea bastante cara su visita y que además sus habitantes se hayan visto deslumbrados por don $ y tengan a  niños explotados y pidiendo dinero para todo. Así que la visita a este lugar, la descartamos desde el principio.

– Una segunda opción es la aldea flotante de Kompong Luong ,cerca de la población de Pursat,  mucho menos turística y de la que me habían hablado bastante bien.

– Pero finalmente nos decidimos por las aldeas de Phoum Kandal y Chong Kos, donde no hay apenas turistas, y  a las que se puede acceder directamente desde la entrañable localidad de Kompong Chhnang (o Kampong Chhnang). Una tranquila y sosegada población donde pasamos dos estupendos días.

ALDEAS FLOTANTES DE PHOUM KANDAL Y CHONG KOS

Para llegar a las aldeas flotantes es necesario llegar primero hasta el muelle de Kompong Chhnang . Puesto que queda un poco lejos del centro, nosotros alquilamos un tuk tuk.

Hay muy poquitos tuk tuks en esta población y debido a la casi ausencia de turistas, el precio de los mismos sigue aplicándose de la misma forma que lo hacen tradicionalmente los propios camboyanos. Cada usuario paga lo que cree conveniente que cuesta el viaje. En el trayecto desde la estación de autobuses al hotel pagamos 1$ (también a voluntad) . Así que como el muelle quedaba más lejos decidimos que quizás 2$ era buen precio. Pero tras darle el precio que creímos conveniente,  el conductor nos ofreció llevarnos al muelle , esperarnos dos horas a hacer el recorrido por el pueblo flotante y volvernos a llevar al hotel, por 5$ . Sin regateo alguno, aceptamos de buena gana.

Una vez en el muelle, una dulce chica nos ofreció la posibilidad de montarnos en su barca de madera, de las que se boga de pie, para recorrer los pueblos flotantes durante dos horas. Pudimos haber conseguido mejor precio seguramente, pero 4$ por persona nos pareció mucho más que aceptable , así que sin regatear  el precio, nos montamos con la barca, no sin tener que hacer alguna virguería  para conseguirlo.

Había leído que había posibilidad de alquilar una lancha motora para hacer el recorrido. Pero aparte de que seguramente era más caro, utilizar la barca de madera me parecía una opción mucho más ecológica y mucho más acorde a la forma de desplazamiento que utilizan los lugareños, así que ni me molesté en descubrir si existía esta opción.

La barca que utilizaríamos para nuestro recorrido. Una de las pequeñas que hay a la izquierda

Eramos los únicos turistas que había , por lo que provocamos la curiosidad y cotilleo de todos los que en el muelle se encontraban. Después de saludos varios y de montarnos en la barquita intentando mantener el equilibrio lo mejor que pudimos, iniciamos un tranquilo e inolvidable recorrido a través  del río, comenzando por la aldea de Phoum Kandal.

Al ir recorriendo todas las “calles” y casas flotantes se respiraba una paz y una tranquilidad sublime. Éramos unos invitados de honor y toda la gente salía de sus casas a saludarnos. Éramos la expectación de los niños que nos saludaban efusivos con un coro unámine de “hello” e incluso algunos saltaban al agua para venir a recibirnos.

Tiendas y bares flotantes en plataformas y en pequeñas barquitas ambulantes; escuela; templos; pequeñas fábricas; almacenes de arroz y pescado, pequeñas y humildes cabañas…. Una auténtica ciudad sobre el agua se iba abriendo lentamente, ante  nuestros ojos mientras nos íbamos cruzando con otras barquitas bogadas como la nuestra , donde los vecinos de la aldea, que se trasladrían quizás de visita o de compras, nos saludaban con una hermosa y enorme sonrisa…

Después de 2 horas memorables volvimos al muelle, habiendo vivido una de las experiencias más entrañables de nuestro viaje a Camboya.¡Todo un espectáculo!

Aunque habíamos acordado que el tuk tukero nos llevaría de vuelta al hotel, decidimos que nos dejara por el centro de la ciudad y ya volveríamos a pie hasta el hotel. Un paseo por el mercado y las interminables y fantásticas charlas con las gentes que venían curiosas a saludarnos y conocernos, fue el momento culminante de esa fabulosa  tarde.

Kompong Chhnang es un lugar muy tranquilo, donde socializar y ver la vida pasar  es uno de sus encantos más especiales por si mismo. Pero aparte de la visita a las aldeas flotantes, los alrededores  ofrecen también otras posibilidades como el pueblo de Ondong Rossey, famoso por su alfarería; algunos templos  o el bello entorno natural donde poder visitar una cascada (sólo en época de lluvias) o subir a la cima de Phnom Santuk que ofrece unas hermosas vistas del paisaje.

Os recomiendo, que sea ésta u otra aldea, no os perdáis la experiencia de visitar alguna de las aldeas flotantes de Camboya y de compartir unas horas con la vida de los habitantes del Tonlé Sap.

 

 

 

Postamigo

Pueblos flotantes de Kampong Chhnnang de Jamakuko Viajero

¿Te ha gustado el artículo?

Recibe los nuevos artículos directamente en tu correo y no te pierdas ninguna novedad

¡Bravo ya estás suscrito/a!